El bello pueblo de Magome

by

Para llegar al bello pueblo de Magome debemos fijar nuestro destino en Japón hacia la gran ciudad de Nagoya, al Oeste de Tokio. Desde Nagoya podemos subir al autobús que nos dejará en la Estación de Magome y caminar entre 15 y 20 minutos hasta lo alto de un cerro cubierto de vegetación. Esta antigua villa restaurada nos ofrece la estampa fiel de un típico poblado de la época Edo y que servía de parada y fonda en el recorrido del antiguo camino comercial Nakasendo, que unía Edo (Tokio) con Kyoto a lo largo de 500 kms.

Destaca una torre vigía antigua y tras ésta, una calle empedrada que recorre el centro de la villa. A ambos lados de la misma se observan las bellas casitas de dos plantas que nos recuerda la arquitectura japonesa de ese periodo histórico, que abarca los siglos XVII hasta mediados del XIX. Mogame cumplía un papel importante para los viajeros, pues servía de posada y como núcleo comercial, se podía vender y comprar los productos típicos de aquellos tiempos.

 

Si queremos conocer el Japón tradicional, bien nos vale una visita a Mogame. Podemos imaginar aquella vida tranquila, con el sonido apacible del correr del agua a los lados de la calle y el entorno natural de gran belleza. El pueblo es un museo en si, pero no podemos perdernos el Museo Wakihonjin, que era una antigua hostería, donde conoceremos la Historia del pueblo. Se puede visitar el Memorial de Toson, que es la actual hostería, con restaurante y tienda de regalos, y el Shimizuya Shiryokan, que es otro pequeño museo cultural, con ropas, dibujos antiguos y cerámicas producidas por los antiguos habitantes de Mogame.

Toni Ferrando.

Articulos Relacionados:

No Comments Yet.

What do you think?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *